Más Información
Senderos y Rutas
Senderos y rutas en Graus
Agenda Cultural
Agenda Cultural de Graus
Blog Turismo en Graus
Blog Turismo en Graus
El Tiempo
Joaquín Costa Martínez - Turismo de Graus
15181
post-template-default,single,single-post,postid-15181,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

Joaquín Costa Martínez

Joaquín Costa Martínez


Nacido en Monzón el 14 de septiembre de 1.846, volviendo a trasladarse a la villa de Graus cuando contaba con 6 años de edad. Su padre, natural de Benavente era un modesto labrador, y su madre era natural de Graus.
Cursó las primeras letras en la escuela elemental del pueblo, bajo la dirección del maestro Don Julián Díaz. Al terminar los estudios primarios se trasladó a Huesca donde cursó el bachillerato a la vez que se ejercitaba en los trabajos de gabinete que se hacían bajo la dirección del arquitecto provincial, quien pronto confió en él para la realización de obras de cierta importancia. Obtuvo el título de Maestro Superior además del de Agrimensor. En el año 1.866, en el acto de inauguración del Ateneo Oscense, dió lectura a un discurso que le valió muchos aplausos y fue la admiración de todos los concurrentes al acto. En 1.867 fue enviado por el Gobierno español a la Exposición Universal de París. Como anotación curiosa fue la presentación del primer velocípedo antecedente de la actual bicicleta, cuyo desarrollo se había creado en nuestro país. Con el motivo de su intervención en la exposición, escribió su primer libro, titulado “Ideas apuntadas en la Exposición Universal de París de 1.867”, que fue editado en Huesca al año siguiente.
Entre las diferentes ramas que estudió destacaron las múltiples facetas que desarrolló Desde la carrera de Derecho Civil y Canónico, hasta las de Filosofía y Letras, ambas con nota de sobresaliente en licenciatura y doctorado. Fue sustituto en la Cátedra de Legislación Compartida en la Universidad Central en 1.873, Oficial Letrado por oposición en las provincias de Guipúzcoa, Guadalajara y Huesca en 1.878, profesor de la Facultad de Derecho de Madrid en loas años 1.874 y 1.875, profesor nombrado por unanimidad de las clases especiales del Ateneo de Madrid, Abogado Ilustre del Colegio de Madrid entre 1.881 y 1.888, vocal de la Comisión de Legislación Extranjera, notario de Jaén y Madrid, académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y así, un largo etcétera.
Como muchos de sus contemporáneos, deploró y denunció el sistema de turno de partidos políticos y los malos usos en las elecciones, por lo que se lanzó a la palestra en el plano regional fundando la Liga de Contribuyentes de Ribagorza, promulgando mejoras sociales y muy especialmente su política hidráulica.
Bajo la Liga y su organismo, la Cámara Agraria del Alto Aragón, fue candidato a las elecciones de 1.895-96. Su falta de éxito no le hizo desistir, y tras el desastre de España en el 1.898, creó la Liga Nacional de Productores, para seguir promoviendo sus planes de reformas. A la Liga se unieron otros grupos formando, juntos, la Unión Nacional, siendo Costa su presidente y en la que se alió, entre otros, con Basilio Paraíso. Vuelve a fracasar esta nueva unión en 1.900, pero seguirá apoyando a estamentos republicanos.
Tiene un sin número de publicaciones que abarcan las ramas de derecho, economía, historia y sociología. Sus escritos más reconocidos hablan de los temas que más le interesan: “Colectivismo agrario en España”, “Oligarquía y caciquismo como la forma actual de gobierno de España: urgencia y modo de cambiarla”, Derecho consuetudinario y economía popular en España”, además de otros escritos sobre antropología aragonesa, como fue la investigación de las pastoradas.
En 1.904, vuelve a Graus lacerado por su cruel enfermedad, aunque con ganas de seguir mostrando su capacidad de escritor con la novela “Último día del Paganismo o el primero de lo mismo” o la póstuma “Política hidráulica”, ambas inacabadas.
El 8 de febrero de 1.911 muere en su casa de Graus, y es enterrado en el cementerio de Torrero de Zaragoza. Su epígrafe reza: Nuevo Moisés/de una España en éxodo./Con la vara de su verbo inflamado/alumbró la fuente de las aguas vivas/en el desierto estéril./Concibió leyes para conducir su pueblo/a la tierra prometida./No legisló.
No hay comentarios

Lo sentimos, en este momento los comentarios están cerrados.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo con las mencionadas cookies y que acepta nuestra política de cookies.
Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies